Agencia Reinicia Logotipo Blanco
Menu Dot MENÚ

Cómo crear un plan de marketing para empresas farmacéuticas

_ Elena Rojo, Asesora de comunicación en Agencia Reinicia

4 minutos de lectura

Una empresa sin objetivos no tiene sentido, ¿verdad? Lograr un determinado número de ventas, generar X clientes al año, conseguir seguidores en sus redes sociales, etc. ¿Cómo alcanzamos esas metas? Con un plan de marketing.

Gracias a esta herramienta se evitan desviaciones y nos mantiene centrados en el camino a seguir para cumplir nuestros objetivos.

¿Qué es un plan de marketing?

El plan de marketing es la guía de cualquier empresa, grande o pequeña, que marca las acciones a realizar durante un periodo de tiempo determinado para alcanzar de manera exitosa sus objetivos.

Es una herramienta flexible, que evoluciona y crece en función de los resultados y necesidades de la empresa. Por ello es muy importante evaluar continuamente los datos de las acciones marcadas por el plan para ver si funcionan o no, y así poder rectificar en caso de que algo no resulte bien.

No se trata de un documento que deba emplear únicamente el departamento de marketing sino que toda la empresa y su equipo debe conocerlo y aplicarlo.

Plan de marketing para una empresa farmacéutica

Crear un plan de marketing para una empresa farmacéutica es sencillo si se conocen bien las particularidades del sector. En realidad es algo que sucede con cualquier tipo de negocio y es muy importante tenerlo en cuenta. De ahí que los primeros pasos a la hora de idear este plan tengan más peso si cabe. Hablamos del análisis interno y externo.

Si se comprende perfectamente la situación de la empresa, todo lo que la rodea e incluso contra quién compite, la estrategia no tendrá fisuras y contemplará con realidad el panorama sobre el que se aplicará.

A continuación vamos ver, punto por punto, cómo debemos desarrollar el plan de marketing de una empresa farmacéutica.

1. Análisis interno

Para vender mejor nuestros productos y servicios debemos conocer los detalles de la empresa. Nuestra historia, qué ofrecemos, qué nos diferencia del resto, cómo se estructura la empresa, en qué mercado nos movemos, etc.

También es importante saber qué estrategias se han usado, tácticas que sabemos que funcionan, los pilares comerciales de la empresa, etc.

Toda la información que podamos reunir y aportar en este punto nos será muy útil para alinear las acciones que vendrán.

Con ella también podemos y debemos elaborar un DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades) que nos permita conocer de un vistazo qué debemos mejorar y qué debemos potenciar.

2. Análisis externo

Una vez hayamos mirado hacia dentro, toca recopilar la información de aquello que nos rodea. Esto engloba el contexto social, económico, político e incluso legislativo, ya que nos afecta a la hora de decidir nuestra estrategia y nos ayuda a ver dónde debemos hacer más fuerza.

Y por supuesto debemos estudiar a nuestra competencia dentro del sector farmacéutico. O lo que es lo mismo: realizar un Benchmarking. Marcar quiénes compiten en el mismo sector por nuestro mismo público objetivo o similar, quién ofrece un catálogo de productos y/o servicios como el nuestro, qué hacen para vender, cómo trabajan sus redes sociales, a qué ferias acuden y nosotros no, etc. Toda la información que podamos recopilar sobre ellos, podremos emplearla para vislumbrar nuevos canales de venta o comunicación.

Toda esta información puede recopilarse en un documento dividido por empresas en el que se señala qué hemos analizado de cada una de ellas, con un apartado de conclusiones. Puede ser un anexo de nuestro plan, ya que solo plasmaremos las conclusiones en este.

También será fundamental estudiar a nuestros clientes. ¿Quiénes demandan nuestros servicios o compran nuestros productos? Es imprescindible conocer y comprender qué buscan, cómo se lo podemos dar, por qué repiten, por qué no vuelven a comprar, etc.

3. Plantear una estrategia

Gracias al exhaustivo análisis en el que hemos estado trabajando, podremos preparar y justificar la estrategia que seguiremos. Comprender el estado de la empresa, el contexto actual y a nuestro público objetivo nos ayudará a elaborar los pasos a seguir para llegar a la meta que nos propongamos.

Ahora que sabemos de dónde partimos, lo que necesitamos es fijar a dónde queremos llegar. Es decir, nuestros objetivos. Te recomendamos que sean SMART:

  • S – Specific (específico)
  • M – Mensurable (medible)
  • A – Achievable (alcanzable)
  • R – Relevant (relevante)
  • T – Timely (temporal)

Una vez tengamos esos objetivos claros y definidos, trazaremos la estrategia para llegar a ellos. Ésta pasa por tener muy claro qué queremos mejorar y qué queremos mantener.

Definiremos qué canales de distribución usaremos y por qué: email marketing, redes sociales, presencia en eventos, organización de una rueda de prensa, diseño de folletos, etc. Podremos apostar por el marketing offline, online o ambos. Pero siempre justificando muy bien su uso, buscando que se complementen unos a otros y que estén enfocados en la consecución de resultados.

4. Acciones

Dentro de los diferentes canales que hayamos planteado, pasaremos a definir las acciones concretas que compondrán nuestro plan de marketing para una empresa farmacéutica. Y añadiremos todos los detalles necesarios para realizarlas, como son:

  • El coste
  • La fecha de realización
  • Duración de la acción
  • Herramientas que necesitaremos
  • Equipo involucrado
  • Estadio del proceso de toma de decisiones en el que se encuentra nuestro público (reconocimiento de la marca, primera compra, fidelización…)

Estas acciones pueden ser la creación de un blog con contenido didáctico y atractivo para nuestros Clientes, con publicaciones semanales. Se utilizará WordPress. Se comenzará a montar en el mes de enero para estar listo en febrero y contar con los primeros contenidos en el mes de marzo. Y esto tendrá un coste x que incluye la compra de un dominio y la realización de un diseño a medida para este espacio.

También es muy interesante plantear las acciones cruzadas que pueden darse, como en este ejemplo serían la creación de un newsletter semanal para suscriptores del blog, compartir los artículos en las redes sociales de la empresa, promocionar con un anuncio en Google Ads los artículos más potentes, etc.

5. Análisis de los resultados

El plan de marketing también debe contener un plan de medición, es decir, cómo se analizarán los resultados de las acciones. Es muy importante revisar el funcionamiento de todas ellas para extraer conclusiones y hacer cambios que nos ayuden a acercarnos más a nuestros objetivos, así como corregir posibles errores, interrumpir aquellas acciones que no estén resultando positivas, potenciar aquellas que sí, etc.

Lo más habitual es que el plan de marketing sea semestral o anual, con revisiones periódicas, pero esto es algo que debemos determinar en función de nuestra estrategia, los resultados obtenidos, los cambios que sufre el sector farmacéutico, etc.

Cómo se puede observar, el plan de marketing para una empresa farmacéutica no es complicado pero sí fundamental para mejorar las ventas y lograr alcanzar objetivos. Ya sea para marketing offline, online o ambos ámbitos, no puede faltar en cualquier empresa del sector farmacéutico.

Abordarlo lleva tiempo, varias reuniones, cambios, etc. pero es imprescindible. Si quieres que ideemos tu próximo plan de marketing, con ideas novedosas para tu empresa y 100% orientado a conseguir resultados, ¡contáctanos!

Deja un comentario


Te enseñamos el camino inteligente_ para alcanzar tu meta
¡Dinos cómo quieres que nos conozcamos!